Alimentación y sostenibilidad

Alimentarse saludablemente está estrechamente ligado con la sostenibilidad y por ello, queremos compartir estos cinco sencillos consejos editados por la escuela de salud pública de la Universidad de Harvard.
Si se realizan pequeños cambios en el patrón de consumo individual, se pueden obtener beneficios significativos sobre el medio ambiente.

En resumidas cuentas se propone:

1. Priorizar alimentos de origen vegetal

La base de la alimentación diaria debe estar compuesta por verduras, legumbres y frutas. También se deben consumir cereales, frutos secos, semillas y grasas saludables en menor proporción como se puede observar en la pirámide de la alimentación saludable.

Pirámide Alimentación Australia Fuente: Nutrition Australia

2. Reducir el consumo de carne

La producción de carne de vacuno es responsable de gran parte de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero. Además, implica un mayor consumo de pienso, agua, utilización de suelo y combustibles fósiles.

 3. Priorizar el consumo de pescado cuya captura no sea abusiva ni su forma de producción irrespetuosa con el medioambiente

En este sentido, es aconsejable consultar esta base de datos que proporciona información sobre cada especie de pescado, lugar y tipo de captura.

 4. Consumir alimentos estacionales y locales

Para ello se recomienda comprar en mercados locales o consultar el etiquetado para conocer el origen del alimento en cuestión. En cuanto a la estacionalidad de las frutas y verduras, esta herramienta (ya compartida en la página de facebook) es de gran utilidad.

 5. Ser más conscientes y responsables de nuestras elecciones alimentarias

Deja un comentario