Síndrome de Intestino Irritable y dieta baja en FODMAPs

A veces cursa con diarrea, otras con estreñimiento, en otros casos ambos se dan de forma alterna, y es que el Síndrome de Intestino Irritable (SII o IBS por sus siglas en inglés) se presenta con diversas variaciones en aquellos que lo padecen. Se trata de un trastorno digestivo funcional que afecta a más del 10% de la población, siendo éste más prevalente en mujeres que en hombres. Sus manifestaciones clínicas más comunes son: diarrea, estreñimiento (o ambos), flatulencia, hinchazón abdominal, dolor abdominal y presencia de moco en las heces.

digestivo

Se desconocen realmente las causas de su aparición aunque son de origen diverso. Puede desencadenarse a raíz de una infección gastrointestinal, puede estar relacionado con otros trastornos digestivos como la dispepsia funcional o el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO por sus siglas en inglés), así como con trastornos de tipo psicológico como la depresión y la ansiedad.

A pesar de que no se trata de una dolencia grave, es crónico y dependiendo de su severidad puede limitar en mayor o menor medida la calidad de vida de los pacientes. En la actualidad no existe tratamiento posible aunque algunos fármacos pueden mejorar los síntomas, como los antiespasmódicos, estimulantes de la motilidad intestinal, analgésicos, antibióticos, ansiolíticos y antidepresivos. También existen tratamientos no farmacológicos que muestran resultados esperanzadores, como la terapia psicológica, la modificación del estilo de vida como por ejemplo, el aumento de la actividad física el cual tiene un efecto positivo reduciendo el estrés y por tanto mejorando la calidad de vida de los pacientes, la modificación de la dieta o el consumo de probióticos. Sin embargo, tanto los tratamientos farmacológicos como los no farmacológicos, no son eficaces en todos los pacientes.

Dieta baja en FODMAPs

En relación a la dieta, que es lo que nos ocupa en esta entrada, en ocasiones resulta complicado para un paciente con SII determinar qué alimentos son los que están desencadenando sus síntomas. Hasta el momento la dieta baja en FODMAPs ha sido la opción más prometedora en el manejo de síntomas, sin embargo, aún deben tomarse con cautela los resultados de estudios. Uno de los más conocidos fue éste de 2015 que probó ser eficiente en población infantil pero se desconoce si los resultados podrían ser extrapolables a población adulta.

La dieta baja en FODMAPs, desarrollada por investigadores de la Universidad de Monash en Australia hace referencia por su acrónimo a Fermentable Oligosaccharides Disaccharides Monosaccharides y Polyols. En otras palabras, se trata de limitar aquellos alimentos que contienen estos componentes que no se digieren ni absorben bien en el intestino y por tanto son fermentados por las bacterias intestinales desencadenando los síntomas anteriormente descritos. Aquí se incluyen los oligosacáridos –fructoligosacáridos y galactoligosacáridos, disacáridos –lactosa y monosacáridos –fructosa, así como los polioles –los edulcorantes artificiales terminados en –ol y la inulina, un tipo de fibra.

En la siguiente tabla se puede consultar un listado de alimentos con alto contenido en FODMAPs y que por tanto se deberían limitar.

Grupo de alimentos Alimentos desaconsejados
Lácteos Chocolate, queso fresco, queso crema, helado, salsas cremosas, leche, leche condensada, leche evaporada, quesos de pasta blanda, nata, yogur, natillas
Legumbres Garbanzos, lentejas, fabes, guisantes, soja
Fruta Aguacate, albaricoque, caqui, cereza, ciruela, chirimoya, dátil, higo, lichi, mango, manzana, melocotón, mora, nectarina, papaya, pera, sandía, frutas desecadas, fruta enlatada
Verdura Ajo, alcachofa, brócoli, champiñón, cebolla, col, coliflor, coles de Bruselas, espárrago, fréjol, puerro, remolacha
Cereales Trigo y centeno (limitar la cantidad)
Bebidas Zumos de frutas con alto contenido FODMAP, vinos (jerez, porto)
Dulces Mermelada, jalea
Edulcorantes Fructosa, miel, jarabe de maíz alto en fructosa, sirope de maíz, agave, melaza, edulcorantes artificiales: sorbitol (E420), manitol (E421), isomaltosa (E953), xilitol (E967)
Otros Leche de coco, inulina
Adaptado de:
Digestive Health Center Nutrition Services (2012). The Low FODMAP Diet Handout. Stanford University Medical Center.
Gibson P.R. y Shepherd S.J. (2010). Evidence-based dietary management of functional gastrointestinal symptoms: The FODMAP approach. Journal of Gastroenterology and Hepatology 25 (2010) 252–258

Es preferible excluir las bebidas como el alcohol, café o té, a pesar de no estar incluidas en el listado FODMAP, por ser estimulantes y afectar el sistema digestivo y el sistema nervioso.

Si se padece SII y se desea probar este patrón dietético, se recomienda que se realice durante un corto período de tiempo ya que se desconocen los efectos de seguir una dieta FODMAP a largo plazo.

La mejor opción es la de eliminar todos estos alimentos durante 6 semanas y tras ese tiempo ir introduciendo uno de cada vez. De esta forma se podrá identificar cuáles son los problemáticos. Al mismo tiempo se debe llevar un registro de alimentos en el que también se apunten síntomas. Por ser ésta una dieta muy restrictiva, se recomienda acudir a un dietista-nutricionista para evitar deficiencias nutricionales.

Alternativamente, se pueden realizar dietas de exclusión con distintos grupos de alimentos. Por ejemplo, se pueden eliminar únicamente los alimentos que contengan gluten durante 6 semanas y observar qué ocurre tras su reintroducción.

Investigaciones futuras

Es desesperanzador que una patología tan común no tenga tratamiento eficaz sin embargo, se está avanzando en diversas investigaciones. Por ejemplo, en relación a la microbiota (conjunto de microorganismos que habitan en el tracto intestinal), un reciente estudio ha puesto de manifiesto que aquellos pacientes que presentan SII con diarrea sufren una importante pérdida en la diversidad bacteriana, cosa que no sucede en pacientes con SII y estreñimiento cuya microbiota se asemeja a la de individuos sanos.

En este sentido la terapia con probióticos durante un corto período de tiempo ha mostrado ser eficaz en este estudio sin embargo, se requieren más investigaciones para determinar qué tipo de probióticos serían los más indicados para qué pacientes.

Deja un comentario